¿Cómo identificar un centro estético honesto?

¿Las cremas faciales realmente funcionan?
24 agosto, 2017
5 Tendencias de Maquillaje en el 2018
2 enero, 2018

 

 

 

 

 

 

Hay algo que nos preocupa mucho en el mundo de la belleza: la falta de ética profesional que atenta contra la salud e integridad de las personas.

La ética estudia la moral y determina qué es lo bueno y cómo se debe actuar, crea una conciencia de responsabilidad hacia el cliente. En el mundo de la belleza la ética no se encuentra exenta de ello. Sin embargo, cada vez es mayor el número de casos de personas perjudicadas por seudos profesionales que ejercen estética sin ética.

Desde un servicio no satisfecho y mal realizado, pasando por la utilización de productos caducados o de dudosa procedencia; publicidad engañosa que al momento de adquirirla resultó que era una estafa, hasta daños más graves como quemaduras, heridas, necrosis e infecciones por mala práctica e inexperiencia.

Estos son sólo algunos de los casos que observamos en los últimos años en el campo de la estética a causa de gente empírica que inescrupulosamente ejercen la estética sin ninguna ética y moral.

El profesional de la belleza no solo lo es porque posea un título que así lo certifica, sino porque ejerce su profesión ajustándose a los criterios éticos que la propia conciencia y el entorno han preestablecido con el paso de los años en esta profesión.

¿Pero, cómo identificar si el lugar dónde te realizarás un tratamiento estético cuenta con profesionales éticos y honestos?

A continuación te doy algunos consejos para que no caigas en las garras de estos estafadores de la estética:

1.- Averigua la trayectoria y experiencia del lugar a través de Internet.  Si te vas a realizar tratamientos que impliquen cambios, mira fotos del antes y después.

2.- Busca recomendaciones con personas que se hayan realizado algún tratamiento en dicho lugar. Revisa los comentarios y opiniones que dejan los clientes en Google y redes sociales.

3.- Cuando estés en el lugar, analiza que exista concordancia entre el centro estético y lo que publican en sus redes sociales. Por ejemplo: Ciertos lugares para atraer a los clientes postean rebajas inimaginables, pero cuando llegas al lugar te das cuenta que la atención es pésima, las toallas, batas, cintillos están sucios, el local no tiene higiene,  la calidad de los productos es dudosa, las máquinas no tienen mantenimiento y se encuentran con restos de productos, entre otros.

4.- Exige siempre información detallada del procedimiento que te vas a realizar.

5.- Pide ver los productos que te van a colocar y la procedencia. En Lindeza Spa siempre utilizamos productos de alta calidad, con registro sanitario, amplia trayectoria y evidencia científica que comprueba su eficacia y seguridad.

6.- Al momento de tomar un tratamiento, no te dejes influenciar por precios demasiado bajos, ya que un tratamiento seguro y garantizado, requiere inversión. Con precios demasiado bajos es posible que estén sacrificando la calidad de los productos que te aplican, que te atienda personal sin experiencia ni estudios y que la aparatología no cumpla con los requisitos mínimos o no sea aprovechada por la falta de conocimiento del personal.

Para concluir, dentro del campo de la estética, la honestidad y la transparencia son relevantes y debe existir una  estrecha relación entre la ética y el buen marketing, es decir, cumplir con la regla básica de no hacer daño a otros, cuidar su integridad, ofrecer productos y servicios consistentes y seguros.

Si deseas reservar tu cita en un espacio relajante, seguro y con amplia experiencia, escríbenos a: 0987153753.

¡En Lindeza Spa estaremos felices de atenderte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *